para qué sirve el capital privado

 

El Capital Privado es un tipo de financiación privada dirigida a aquellas personas que cuentan con una situación anómala, como por ejemplo:

 

–  No poder demostrar unos ingresos estables: que no quiere decir que no los tengamos, ya que de ser así, el capital privado tampoco sería nuestra solución ya que no podríamos hacer frente a la devolución del préstamo.

– Alto endeudamiento, elevada CIRBE: si las cuotas de tus préstamos superan el 35% más o menos de tus ingresos mensuales, el grifo de financiación a través de la banca tradicional está cerrado para ti, a no ser que dispongas de avalistas solventes que refuercen la solicitud, en cuyo caso podrían hacer alguna excepción.

– Impagados y en registros de morosidad: Asnef, RAI, retrasos en el pago de cuotas, … Si estás en alguna de estas situaciones, el Capital Privado es tu solución ya que las entidades bancarias o financieras no te concederán el crédito que necesitas con estas incidencias.

– Derivado de situaciones como las descritas en el punto anterior, puedes estar en proceso de embargo: una razón más por la que no ten concederán financiación si no es a través del Capital Privado.