El Euribor, principal referencia para las hipotecas a tipo variable, ha cerrado en Junio en el 0,5%, lo que a priori puede resultar muy atractivo para embarcarse en comprar una vivienda sumando esto a la bajada de los precios.
Sin embargo, hay que tener muy en cuenta el aumento de los diferenciales que la banca aplica a estos préstamos y la subida de los tipos de interés en los próximos años. Ambas cosas podrían acabar asfixiando a quienes obtengan un hipoteca con las actuales condiciones de financiación que hay en el mercado.
Con un Euribor relativamente estable de cara a los próximos dos o tres años, el disgusto para los hipotecados podría llegar cuando la economía europea supere el bache y el BCE decida dar un giro a su política monetaria (recordamos que la evolución del Euribor está ligada a las expectativas de subida o bajada del precio del dinero en la zona euro).
Una hipoteca de Euribor + 2% es cara si se fija a un plazo de 30 años porque si en los próximos ejercicios los tipos de interés suben, ese porcentaje puede llegar a rondar entre el 5-6%.

Y tras leer esto …. ¿Sigues pensando en comprar vivienda?