Uno de los factores más importantes que debemos tener en cuenta a la hora de contratar una hipoteca, es el plazo al que la vamos a poner. Actualmente, el máximo legal es de 30 años, pero la recomendación de los expertos es que se fije el plazo en torno a los 20 años.

¿Por qué? ¿No sería mejor poner la hipoteca al plazo máximo posible para que así la cuota mensual sea menor?

La respuesta es NO. En España se utiliza el sistema francés en la amortización de préstamos, lo que quiere decir que a partir de los 20 años, la rebaja mensual que obtenemos por alargar el plazo no nos va a compensar.

 Veamos un ejemplo para una hipoteca de 150.000 € a un tipo de interés del 3,5% y a devolver a 10, 20 y 30 años.

 plazo de la hipoteca privada

La diferencia entre poner esa hipoteca de10 a20 años es sustancial, 613 €/mes. Definitivamente, nos compensa. Pero si pasamos de20 a30 años, el ahorro de 196 € mensuales es insignificante comparado con los 10 años de más que estaremos hipotecados pagando intereses al banco.