Si tomamos como ejemplo la hipoteca media del INE, de 100.000 euros, y teniendo en cuenta que la mayoría de bancos solo prestan el 80% del valor de la vivienda o tasación, podemos suponer que el precio del inmueble asciende a 125.000 euros (un 20% más).

Los gastos suponen como mínimo un 10% del valor de compraventa, 12.500 euros, y la comisión de apertura que se suele aplicar es del 1% de la hipoteca, 1.000 euros.

A esto se añaden los intereses, que en las nuevas hipotecas son de alrededor de Euribor más un diferencial medio del 3%. Suponiendo que el plazo de amortización sea de 25 años y durante ese periodo el Euribor haya mantenido una media del 1,5%, el interés aplicado sería del 4,5%, lo que se traduce en un total de 66.750 euros en intereses.

Al final, el cliente habrá devuelto al banco los 100.000 euros prestados y 80.250 euros más. Es decir, un 64% más de lo que costó la casa.

 

http://cincodias.com/cincodias/2013/10/07/finanzas_personales/1381140588_135374.html