Ya se ha firmado el convenio para la constitución del fondo social de viviendas destinadas a familias que hayan perdido su casa por un embargo hipotecario.

Tendrán acceso aquellas personas desalojadas de su vivienda por impago de hipoteca desde enero de 2008, que no tengan rentas superiores a poco más de 19.000 € al año y que sean o familia numerosa, o por ejemplo, que estén en paro y con la prestación agotada.

El precio de los alquileres oscilará entre los 150 y 400 € mensuales (el límite máximo a pagar será siempre el 30% de la renta familiar).

Los contratos tendrán una duración de 2 años con opción a prorrogar hasta un tercero si la situación del arrendatario no ha cambiado. Asimismo, si antes de los 2 años la situación económica de la familia mejora, se revisarán las condiciones del alquiler.

Aún no hay fecha en firme para solicitar estas viviendas, pero está previsto que pueda ser a partir del próximo 31 de marzo. Los que deseen solicitarlo, deberán dirigirse a la entidad financiera con la que tuvieron el proceso de ejecución hipotecaria.