El Ministerio de Economía ampliará los casos en los que se puede cobrar anticipadamente el ahorro de los planes de pensiones para aliviar la situación de los partícipes más castigados por la crisis. El objetivo es facilitar los reembolsos a los titulares de estos productos que tengan que afrontar el «procedimiento de ejecución sobre su vivienda habitual» para evitar el embargo.

La modificación para permitir este cambio se realizará a través de la futura Ley de Supervisión del Seguro, que modificará la actual normativa de planes de pensiones. Este documento se remitió al sector el jueves pasado y su contenido será debatido el próximo día 8 de mayo en la reunión de la Junta Consultiva de Seguros y Pensiones, integrada por representantes del sector y presidida por la directora general de Seguros y Pensiones, Flavia Rodríguez Ponga.

Esta normativa entrará en vigor a finales de 2012 o principios de 2013, según las previsiones. Reglamento El reglamento de desarrollo de esta ley, pendiente de redactar, recogerá dos condiciones para el rescate anticipado: Que el partícipe no posea otros bienes que puedan utilizarse como garantía ante el embargo de la vivienda habitual, y que el ahorro colocado en el fondo de pensiones sea suficiente para evitar el desahucio. Al importe recibido por los rescates se le aplica la fiscalidad de las prestaciones, que se consideran rendimientos del trabajo en el IRPF.

Esta flexibilización se une a la implantada en julio de 2009, cuando el anterior Gobierno abrió la puerta para que los ahorradores con problemas económicos pudieran cobrar su fondo de jubilación inmediatamente después de quedarse en paro para evitar el embargo de su inmueble. Hasta ese momento, era requisito previo al rescate del ahorro haber estado doce meses en situación de desempleo.

Los planes de pensiones son, en principio, productos sin liquidez, de forma que el ahorro que aglutinan sólo se puede recuperar en el momento de la jubilación de sus titulares, o en casos similares como incapacidad laboral. También es posible recuperar el ahorro anticipadamente en casos de enfermedad grave del partícipe. En los contactos entre el sector y la Administración se planteó la posibilidad de que los planes pudieran rescatarse también cuando el ahorrador registrara una caída considerable de sus ingresos, sin necesidad de ligarlo a la pérdida de la vivienda habitual. Las dificultades para objetivar esta reducción y fijar un límite a partir del cual poder recuperar el ahorro, han provocado que esta alternativa no haya prosperado.

En el sector valoran esta flexibilización como una medida lógica para tratar de mitigar las dificultades económicas de las familias. “No entra dentro del objetivo principal de los planes de pensiones, que es acumular un ahorro para complementar en el futuro la prestación pública de la Seguridad Social, pero no es razonable tener un patrimonio y no poder utilizarlo en una situación límite”, mantienen en una gestora.

Puedes ver la noticia completa en http://www.expansion.com/2012/04/28/mercados/1335641635.html