El resultado de los datos publicados la pasada semana por el Banco de España es que el número de desahucios hipotecarios duplicó su velocidad en 2013, siendo la cifra total de entregas de inmuebles a la banca como resultado de impagos hipotecarios de 35.098 viviendas, a fecha Junio de 2013.

La mayoría de estos casos, 11.348 correspondieron a daciones en pago, es decir, la entrega de la vivienda como única condición para saldar la deuda y el resto a otros acuerdos alcanzados con las entidades.

Se contabilizarían esos 19.567 desahucios como aquellas entregas de la vivienda por orden judicial. En 18.256 la entrega de las llaves se produjo cuando la familia había dejado ya el inmueble y 1.311 mientras aún se encontraban ocupándola. En 88 ocasiones, además, se produjo la intervención de las fuerzas del orden.

El propio Banco de España reconoce en su nota que «la tendencia en el primer trimestre de 2013 apunta aun crecimiento en comparación con 2012, aunque, naturalmente, no conocemos cómo evolucionó esta magnitud en el segundo semestre de 2013».