Bruselas aprueba la nueva normativa hipotecaria cuyo objetivo principal es acabar con los excesos en la concesión de hipotecas y mejorar la protección de los consumidores frente a los desahucios en caso de impago.

Hay un plazo de 2 años para incorporar esta directiva y sus características principales son:

  •  los estados miembros no podrán oponerse a la dación en pago si esta opción se recoge en el contrato hipotecario
  •  los bancos deben mostrarse “razonablemente tolerantes” en el caso de que tengan clientes con dificultades de pago de la hipoteca para que hagan “todos los esfuerzos razonables para resolver la situación” antes de iniciar la ejecución hipotecaria
  •  el banco debe vender la vivienda por el mejor precio posible
  •  el banco debe evaluar la capacidad de pago del consumidor antes de conceder la hipoteca con unos estándares a nivel europeo
  •  los bancos tendrán que entregar a los clientes un folleto de información sobre la hipoteca, lo que les permitirá comparar y decidirse por la que más se ajuste a sus necesidades
  •  la directiva prohíbe ligar la concesión de la hipoteca a la adquisición de otro producto financiero, salvo que se trate de seguros o productos de ahorro

 

http://www.elmundo.es/economia/2014/01/28/52e79e30268e3e81258b456d.html