Está previsto que a principios del próximo año, los bancos comiencen a ofertar hipotecas referenciadas a un nuevo índice hipotecario: el IRS (Interest Rate Swap), un tipo de interés que se nos vende como más estable y menos expuesto al mercado interbancario que el Euribor.

El Banco de España ya publicará en noviembre su primer valor medio mensual. Se calcula haciendo una media del precio al que la banca obtiene el dinero a través de swaps (contratos por los que intercambia dinero a futuro).

           Desde varios frentes ya nos advierten que este cambio de índice se traducirá en hipotecas más caras y que aunque el Euribor seguirá ofreciéndose pues en ningún caso desaparecerá, las entidades financieras intentarán que los nuevos clientes se decanten por este nuevo índice mucho más ventajoso para ellas.