El Ayuntamiento de Terrassa ha multado con 5.000 euros a tres bancos por tener pisos vacíos durante más de dos años.

Con estas sanciones el consistorio busca que dichas entidades encuentren un arrendatario o cedan esas viviendas para la bolsa de alquiler social del municipio. En el caso de que la propiedad siga desocupada, la multa puede incrementarse hasta los 500.000 euros.

Con esta medida Terrasa se ha convertido en la primera localidad catalana que penaliza a los bancos que, ya sea a consecuencia de los desahucios o por inversiones estancadas de los años de la burbuja inmobiliaria, disponen de inmuebles desiertos y no han atendido los requerimientos de la corporación local.

http://www.elmundo.es/cataluna/2013/12/31/52c2a014ca4741a1258b456a.html